La zona de confort

“Siento la continua necesidad de escapar de la ciudad, sentir el silencio del amanecer, disfrutar de la soledad, aprovechar este paraíso, huir de la contaminación acústica y ambiental, sentirme observado por los animales del bosque.

Que fácil encontrase con uno mismo!! …convertirme en guardián de la naturaleza.

Estos bosques esconden sonidos y aromas que no estamos acostumbrados a percibir, esconden animales que no deberíamos de perseguir, que se encargan que todo funcione correctamente, mientras nosotros nos encargamos de destrozarlo todo, tenemos ante nosotros una verdadera zona de confort, dejemos que se regule por si misma.”

RESPETÉMOSLA!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *